sábado, 16 de marzo de 2013

Diario de buceo en el Parque Tayrona: Sentimientos, aprendizajes y demás yerbas del curso

Escuela de buceoCalipso Dive Center
Este es un diario del curso con cosas que hice, teorías que aprendí, sensaciones debajo del agua y anécdotas que ocurrieron en ese fascinante mundo acuático.

Dia 1
Salimos con el bote un trayecto de 45 minutos y llegamos total y divertidamente mojados. Éramos unas 20 personas entre aprendices e instructores.
Llegamos a la playa del amor en la bahía de Gayraca a la cual solo puede acceder la escuela de buceo Calipso.

La playa del Amor en la Bahía de Gayraca donde solo puede acceder la escuela de buceo Calipso Dive Center.

Teórica de Equipo. Tuvimos con Roberto y Hector una práctica de como armar el equipo. Entre ellos se encontraban el tanque, el chaleco, la mascara, las patas de rana y el regulador (que incluye 4 tubos: el respirador, el octopus que es un respirador extra ante cualquier eventualidad como que mi compañero se quede sin aire, otro mas para inflar el chaleco con el aire del tanque y un último con un aparato que muestra la cantidad de aire al tanque y un profundimetro).

Roberto, el guía y Hector, su ayudante, nos acompañaron y enseñaron durante 3 días.
Roberto nos enseñó a armar el equipo.


Teoría sobre los ejercicios que haríamos en nuestra primer inmersión: sacarnos el regulador y volver a ponerlo, sacarnos agua que puede entrar a la mascara, compartir el octopus con nuestro compañero.
Primera inmersión: típicamente se hace en piscina, nosotros lo hicimos a unos 3 metros de profundidad en un mar tranquilo. Primera reacción: respirar alocadamente por la boca. Héctor el ayudante del instructor me tranquilizaba logrando su objetivo y haciéndome notar cuan fácil era.

Practicando flotabilidad a 3 metros de profundidad. Para tener una flotabilidad neutra es necesario manejar la cantidad de oxigeno en nuestros pulmones.

Llegada y comida pescado con arroz y ensalada
Toto, mi amigo y nuestro cocinero, descuartizando a un pescado que se volvió un exquisito plato.

Segunda inmersión: Salida a pasear por las profundidades. Se bucea con un compañero para cuidarse mutuamente ante cualquier eventualidad. Máxima profundidad: 30 pies (10 metros aprox). Mi reacción:  preocupado por el posible dolor de oídos y por poder respirar bien sin asustarme por estar tan profundo. Excelente experiencia.

En nuestra segunda inmersión de 10 metros. Hector siempre apoyándonos y dándonos tranquilidad.
Solo el primer día use el traje de neoprene pues la temperatura del mar Caribe ronda los 25 grados y no es necesario utilizarlo.

Cena y charla con amigos. Andres (caleño), el joven matrimonio del otro Andres y Nati (un checo y una colombiana), Moncho (un showman irlandés), Nico (un amigo argentino) y los amigos de Calipso.
Una noche conmovedora en una playa desierta.

Día 2
7 de la mañana arriba. Mi reacción: mal humor porque quería dormir.
Tercera inmersión: preocupado por la presión en los oídos aunque lo manejé bien. Nico, mi compañero de buceo, se quedó con poco oxigeno y lo ayudó Roberto compartiéndole el octopus. Hector nos acompañó siempre detrás del grupo. Máxima profundidad: 60 pies (18 metros).

Tercera inmersión. Practicando flotabilidad a unos 18 metros.
El fondo del mar Caribe a 18 metros.

Snorkel practicando buceo a pulmón. Mi reacción: anonadado por mi poca capacidad.
Cuarta inmersión. Se nos unió una pareja de rolos (chicos de Bogota). Son buenísima gente. Esta era su segunda inmersión así que tenían menos experiencia que nosotros. La presión en mis oídos ok. Uno de los rolos no podía bajar por la presión pero Roberto, gran profesor de extensa paciencia de a poco lo ayudó a bajar. Yo, en esta ocasión, pude disfrutar mas del paisaje, los peces y los corales. Usé mucho oxigeno. Máxima profundidad: 55 pies.

Preparándonos para la cuarta inmersión. Antes de sumergirse con la pareja se revisa el equipo del otro. Máxima profundidad: 55 pies.
Peces y corales en el mar Caribe.
Siempre yendo en pareja. A la derecha, la feliz parejita de Medellín.

Clase teórica con Jefrey sobre conceptos físicos. Jefrey es el hijo de Héctor, el ayudante del guía Roberto. Vimos efectos de reflexión, refracción, difusión y absorción relacionados con la luz y el agua. Vimos el efecto de la presión en el agua y su relación con el volumen (fácil de recordar conceptos con la ley de gases ideales: p.v = n.R.t; por tanto a mayor presión, el volumen disminuye) y la relación de la presión con el consumo de aire: como el volumen de los pulmones no disminuyen porque los cubre la caja torácica  se necesita respirar mas aire (porque el aire está comprimido) para llenar los 4 litros de volumen de los pulmones. Por consiguiente, a mayor profundidad, mayor presión (pues tenemos la presión de la atmósfera mas la presión del agua sobre nosotros) y mayor será el consumo de aire.
Ahora bien, si respiramos mas aire para llenar los pulmones, esto hace que sea absolutamente necesario subir soplando el aire lentamente de nuestros pulmones para que no "exploten" cuando el aire dentro de éstos vaya descomprimiendose por ser menor presión y por tanto mayor volumen. Por ejemplo, a 10 metros se inhala 8 litros de aire en los pulmones que son de 4 litros. Imaginense si se sube rápido sin exhalar, esos 8 litros comprimidos se expandieran y lastimarían a los pulmones.
También vimos conceptos de flotación positiva, negativa y neutra (la que busca todo buzo): se relaciona con la cantidad de agua desplazada por el objeto (Arquímedes), si el peso del agua desplazada es mayor a la del objeto, este flotará.

Las clases teóricas con el joven y experimentado Jefrey de solo 17 años.

Momentos en el bote.

Momentos en el bote con mi amigo Nico.
Comiendo una rica rica comida cocinada por Toto.

Noche 2. Reflexiones de una noche en el paraíso
Estoy en una playa desértica. Decidí salirme de las hamacas donde dormimos y me vine con música a la playa. No pude dejar de bailar al son de "el viento" de Manu Chao con radio bemba. Bailaba y al mismo tiempo miraba de reojo el mar Caribe que desde que hicimos un contacto de ojos el amor fue irresistible y, como adolescente enamorado, me hacía sonreír. Seguí caminando hasta que una alerta sonó y me dijo "Ojo con la cuerda que ata al bote". Casi me caigo pero no. Seguí bailando mientras que el reggae se transformaba por momentos en un frenético ska.
Llegó la hora de relajarme y que mejor que sentarme en la playa mirando al mar (a mi amor) y relatarles a ustedes con muchísima emoción lo que Dios me regaló.
El mar Caribe es como los costeños en Colombia, relajado. Sabe cantar sonidos que eternizan el momento. Al fondo, allá detrás de esa colina verde, hay unos amenazantes relámpagos que por momentos dan candela al cielo oscuro y grisáceo que oculta la luna que tan bella me miraba ayer.
Estuve en Ko Phi Phi, mas precisamente en Maya Bay donde la película "La playa" fue filmada, pero verdaderamente recién ahora me siento en la envidiada paz que sentía DiCaprio en el momento de llegar a ese paraíso tailandés. A mi me tocaba ahora en el paraíso colombiano.
Esto es mejor, pienso y luego escribo. Estor mejor en este playa que no hay mas de 20 personas. Estoy en un paraíso colombiano donde hasta los relámpagos regocijan mis ojos. Ay y la brisa. Hermano que suavísima brisa que me da una temperatura ideal, perfecta y sublime que solo la madre tierra puede generar.
Cuando miro hacía otro lado, hacia mi derecha, egocéntricos relámpagos me regañaban y me exigen que los mire. Me gritan: "Ey soy una feroz tormenta". Rugen por mi atención. Y yo que queres que haga? les pregunto sentado en la arena y respirando un aire puro que penetra mis pulmones alimentándolos. Estoy bien así me repito una y otra vez. Estará la rabiosa tormenta ocurriendo en Taganga que esta a 45 minutos en lancha? Me pregunto pero poco, poquísimo, me importa. Como no me importa mejor continuo el relajo.
Sigo reflexionando como mirando hacia el infinito. Hay algo mas loco que estar en un lugar tan alejado y ver una luz artificial redonda como un anillo a lo lejos? Que es eso? me vengo preguntando desde hace un rato. Un pescador fue la revelación: Me imagino en este momento la vida de ese pescador que sale un viernes a pescar en el medio de una noche encantadora.
Estoy contento como una madre que recibe un mediocre dibujo de su hijo. Pero mañana hay que bucear, me voy a dormir. Si. Mejor me voy a dormir. 

Dia 3
Quinta inmersión: eran las 8 de la mañana y estaba igualmente cansado como emocionado. Cada vez que tocaba una inmersión sabia que iba a ser único y hermoso. A los 20 o 25 minutos a Nico y Maldonado (el bogotano) se quedaron sin aire así que Roberto los subió y luego bajo para que los demás (éramos 4 y el tío Hector) siguiéramos. Llegamos nadando por debajo del agua hasta la la orilla, no como en las otras inmersiones que nos esperaba el bote en la superficie.

En el bote con el tío Hector yendo hacia la quinta inmersión.

El tercer día hicimos nuestra quinta inmersión para disfrutar la fauna del fondo del mar. Nos sentíamos mucho mas confiados y aventureros.

Teórica de fisionomía. El joven Jefrey de 17 años, nuestro profesor y futuro gran instructor de buceo, nos contó todo lo relacionado a los problemas del buzo. Barotrauma: compresión de oído (lo que a todos nos pasó al principio). Para evitarlo se debe igualar el tímpano que, debido a la presión  se pone cóncavo. Para igualar se tapa la nariz y se sopla fuerte. Si no se puede igualar, se puede hacer bloque reverso que es respirar para sacar el aire comprimido del tubo de eustaqueo. Puede ser mas complicado si se bucea estando resfriado.
Otro problema, Compresión de careta: la careta de pega a los ojos cuando se se aprieta mucho. Limpiarla, periódicamente, ayuda a igualar presiones dentro de la careta y el agua.
Compresión de senos paranasales: el sentimiento es que la cabeza se aprieta.
Compresión de los senos frontales (en la frente).
Sobreexpansión pulmonar: respirar en el fondo y subir sin largar el aire. El aire se expande (como nos explicaron el día anterior por la ley de Boyle) y puede generar esto. Se puede romper alvéolos o las pleuras que cubren los pulmones. Si esto pasara podríamos tener un Enfisema medio austinal que es cuando se filtra aire por la pleura. Esto puede ocurrir cuando se sube a la superficie incorrectamente (muy rápido y sin largar el aire de los pulmones; se recomienda subir a 9 m/s o subir mas lentamente que las burbujas que vamos largando). Los síntomas pueden ser taquicardia, dificultad para respirar, tos y sangre en la boca. Otro problema es neumotorax que ocurre cuando se rompe la pleura visceral y las paredes del pulmón se tocan. En estos casos, en la superficie, se soluciona dándole oxigeno al 100 % y un tiempo en una cámara hiperbarica a 7 u 8 atm para que la burbuja de aire se achica y puedan suturar la pleura.
El Alveolo es un filtro que deja pasar O2 y filtra (o bloquea) los demás gases del aire (el aire es 78% nitrógeno, 21% oxigeno y un 1% otros gases). Si se rompe en alveolo no existirá ese filtro y el nitrógeno podría entrar a las arterias que se llenarían de burbujas que taponarían y podría generar si fuera al cerebro un ACV , si fuera a la espinal dorsal podría causar hemiplejía o cuadruplejia y si fuera al corazón, un infarto.
El mayor riesgo del buzo, no obstante, es el nitrógeno nos contaba Jefrey. Los alvéolos, como expliqué antes, dejan pasar oxigeno mas no el nitrógeno. A 7 metros de profundidad el nitrógeno esta tan comprimido por efecto de la presión que los alvéolos permiten la entrada a la sangre. Esto puede generar Enfermedad de descompresión: sobresaturación de nitrógeno. Para evitar esto existe una parada de seguridad a 5 metros por 3 minutos que permite al cuerpo eliminar el nitrógeno. Los síntomas de este enfermedad son: tipo 1 es sarpullido en el cuerpo, tipo 2 dolor localizado (duelen las articulaciones y puede ser permanente si no se trata), tipo 3 es una aeroembolia que son burbujas de nitrógeno en la sangre. Parecido a cuando hay aire en la sangre.
Otro riesgo menor es la narcosis de nitrógeno que puedo ocurrir desde los 24 metros; el nitrógeno tiene efecto narcótico con euforia o pánico dependiendo de la persona. Esto es peligroso si no se tiene experiencia porque puede desorientar y empezar a nadar para abajo pensando que se a hacia arriba.
Otro riesgo menor es la toxicidad por oxigeno. A 60 metros de profundidad al tener mucho oxigeno en el cuerpo el cerebro dice que deje de respirar entonces se puede largar el regulador por un calambre en la boca
Otro es Toxicidad por monóxido de carbono, por eso oler la calidad del aire del tanque de aire es importante. Si la carga fue mala puede haber monóxido de carbono.
Un último es la Toxicidad por dióxido de carbono. Cuando se respira muy rápido debajo del agua, se puede empezar a respirar dióxido de carbono (que nosotros exhalamos) en lugar de oxigeno (que viene del tanque).

Sexta y última inmersión. Gloriosa. Nos llevaron a un lugar con mayores desafíos. La fauna era mas variada. El pez León si bien no es del mar Caribe es hermoso. Llegó proveniente de Asia y está desequilibrando el ecosistema, por ello se intenta pescarlo para evitar este desequilibrio.  Nico y Maldonado de nuevo debieron subir por falta de oxigeno.



Sexta y ultima inmersión, máximo 25 metros.
La pasión llega incluso a los lugares mas recónditos.

Día 4
Jefry terminó de explicarnos las tablas de buceo para que nosotros el día de mañana podamos organizar una salida. La tabla indica profundidades, tiempos de permanencia máximo y nivel de nitrógeno en el cuerpo.
Hicimos el examen de NAUI. Aprobamos.

Conclusión: diría que fue la mejor experiencia que haya tenido. La auto superación, lograr lo que creía que no era capaz, superarme en cada inmersión tanto en profundidad como en consumo de oxigeno, como en el manejo del dolor de oídos. No diría que soy acuaman pero si que tengo una buena relación con este otro mundo que pertenece al planeta tierra.

La bahía de Gayraca en el parque Tayrona.
La despedida de un gran compañero de charlas, Toto.

Terminé sorprendido por lo vivido. Calipso es mi escuela recomendada en Taganga, por precio, calidad y calidez humana.
Este es, mis hermanos, mi humilde aporte.

1 comentario:

  1. Me alegro que te haya gustado tanto amigo! Ahora le tengo miedo al nitrógeno. Gracias.

    ResponderEliminar