sábado, 29 de diciembre de 2012

Salento (Colombia) - En el eje cafetero y el Valle de Cocora

Bus Darién-Bugo: 6300 pesos. Duración: 1 hora
Bus Bugo-Armenia: 13000 pesos. Duración: 2 horas
Bus Armenia-Salento: 3400 pesos. Duración: 1 hora
Hospedaje: La Casona. Calidad: Muy buena

Cada vez que llego a un lugar como este me encuentro shockeado. Es una sana envidia por este pueblo tan seductor, es el despecho por la gente que puede (y merece) vivir en esta naturalísima condición. Lo que ocupa la vista es la vasta naturaleza arbolada con tantos tonos de verdes como Paulo Coelho no pudo siquiera imaginar. Hay una plaza en el centro con palmeras y cómodos asientos, enfrentados cara a cara con la iglesia del pueblo, dándole la espalda a la comisaría y los perfiles a los distintos restaurantes


La suave brisa y una calma que no previene ningún huracán. Salento es el municipio mas antiguo del departamento mas pequeño de Colombia. Ese sector colonial herencia de hace casi 5 siglos me remontó precisamente a esa época. Por mi color de piel y mi ascendencia yo debía ser un hijo de un alto funcionario español (o quizás de un mercantilista que había asomado sus narices a la nueva india). Entrecerrar los ojos e imaginarlo, podía teletransportarme. Eso es lo que me fascinó de este pueblo de tan solo 7 mil habitantes, este pueblo en exceso turístico, parte profunda y paradigmática del eje cafetero en el departamento de Quindío. Sorprende e interesa el contraste entre la zona rural con casas mas alejadas y antiguas construidas en baraque y tapias de barro y su contra cara del centro con estilos europeos y coloridos.
Desde que avisé que iba a ir a Salento la gente me previno de la grandísima amabilidad de esta gente, casi exagerada, me confiaban. Estar allí me hizo entender que nada de eso era exagerado: me encontraba una vez mas en otro gran pueblo colombiano con gente al servicio del prójimo 24-7.


El colonial aspecto de Salento, el municipio mas antiguo de Quindío fundado en 1942.
La plaza y su impecable iglesia. El monumento en el medio es de Simon Bolivar quien, cuentan los abuelos, habría pasado una noche de 1830 en Salento.
La iglesia de Nuestra Señora del Carmen.

Arte en las afueras de Salento.
Un mirador con el pueblo de fondo. En enero de 1999 Salento sufrió un terremoto con algunas consecuencias en las casas mas débiles.

Foto panorámica de Salento.

Salento goza de los mas lindos paisajes de Colombia. Hay plantaciones de café por todos lados y varias fincas ofrecen tours donde explican el proceso por 5.000 pesos colombianos (recomendado).

La naturaleza de Salento desde uno de los tantos miradores que existen.

Valle de Cocora
Cocora significa "Princesa indigena" en el lenguaje de los quindios. La palma de cera, El árbol nacional posee su paraíso en el famoso valle de Cocora, lugar al que accedí con mi amigo argentino José, con el objetivo de cumplir con una caminata ecológica llena de vida.
Me encontré caminando con mi compatriota por el hermoso valle de Cocora. Las palmas de cera y una calma naturaleza revitalizaba (en conjunto con una botella de agua) el cuerpo. Caminamos alrededor de 3 horas a la cima viendo conmovedores paisajes. Hay una reserva natural arriba con un mariposario incluido donde cobran 3000 pesos la entrada. Ese lugar no lo recomiendo pues carece de (mi) interés.

Salento es Cuna del arbol nacional "La palma de Cera" y tiene su epicentro en el valle de Cocora.
El parque se encuentra entre 1800 y 2400 metros de altura. El clima es cálido y el sol agobiante. Por ser un ambiente húmedo tiene bosque nuboso y suele llover.
Se encuentra en un valle montañoso en la cordillera central de los Andes colombianos.
Hay gran variedad de flora y fauna, algunas en peligro de extinción.
Las palmas de cera pueden tener una altura promedio de 60 metros con un máximo de 80 metros.
El tronco de la palma de cera es cilíndrico y está cubierto de cera. Pueden vivir mas de 100 años.
Las hojas son verde oscuras con peciolos (tronco de la palma) de mas de 2 metros de longitud.
Las vistas del valle (que pertenece al parque nacional natural Los Nevados) y de Salento, en general, son de singular belleza.
Peligro de extinción de la exótica planta nativa de los valles altos andinos. La cera de la palma era utilizada para hacer velas, su madera era codiciada por la industria maderera y las palmas se utilizaban para la celebración de domingo de Ramos (en la pascua cristiana). 
Fauna en el valle. Loros, tucanas, condors y colibries son algunas de las especies del valle. 
Uno de los varios miradores del valle de Cocora.
Un descanso tras la cansadora caminata hacia la cima de unas 3 horas.
Los caminos son bien señalados y hay varias cosas para ver.
Una finca en la cima. Ahí vendían chocolate caliente con queso y también la famosa merienda "agua panela con queso".
El jardín de la finca celosamente cuidado.
Se pueden hacer un recorrido circular y pasar por pequeñas cascadas y ríos.
Cascadas en el valle de Cocora.
Mi amigo argentino Jose pasando por un puente tambaleante.

Próxima estación Medellin, la ciudad de las mujeres mas lindas.
Próxima estación: El pueblo paisa.

3 comentarios:

  1. Me lo perdí! Pero ya volveré para visitar Salento y tantos otros lugares..
    Gran post, abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  2. para alla vamos.... la palma de cera existe tambien el el Ecuador, solo que acà no le hacen tanta publicidad.... los paisajes increibles... animo y fe en la ruta mi hermano....¡¡¡¡

    ResponderEliminar